“Mi escarapela FIFA se la dieron a Nicolás Gallo. Él subió por favores sexuales”: Harold Perilla

0

En conversación con Habla Deportes Radio, el exárbitro del fútbol profesional colombiano, Harold Perilla, explicó sus denuncias a Jorge Enrique Vélez, presidente de Dimayor, y también acusó a Ímer Machado y a Óscar Julián Ruíz como abusadores sexuales.

Investigación: “Hemos hecho una investigación y hemos determinado que hicieron modificaciones en las notas, los escalafones. Es un caso de corrupción. Estamos ante un tráfico de influencias y directamente uno de los cabecillas de esa organización o mafia fue Vélez. Ellos, semestre por semestre, intentan tener alguien en la comisión. En este caso fue Óscar Julián Ruíz, Ímer Machado, Fernando Aveldaño, y se prestó para este tipo de manipulación de una persona que tenemos denunciada por hechos de corrupción y también por injuria y calumnia”.

Su salida del FPC: “Vélez fue el artífice de mi salida. No hay justificación médicamente para sacarlo a uno de un partido en el que se lesiona. Yo tuve un partido entre Chicó y Alianza Petrolera que, en el minuto 4, pisé mal y tuve una contractura que no me impidió terminar. A raíz de ese partido, el señor me amenazó y me sacó del fútbol profesional. Eso no tiene razón de ser. Igual pasó cuando me quitaron la escarapela FIFA. Ellos cambian las jugadas. Si es penal ellos dicen que no e igual en caso contrario. Las cabezas en la comisión arbitral son políticos y no tienen ni idea de fútbol”.

Escarapela FIFA: “Mi escarapela se la dieron a Nicolás Gallo en un momento en que estaba sancionado desde la primera fecha y con un nivel pésimo. Arbitralmente, ustedes saben de los escándalos que ha tenido y esos resultados de él no daban para subir a FIFA. Rafael Sanabria denunció una vez que él había subido por favores sexuales y efectivamente eso fue así. El cómplice de todo esto fue Vélez”.

Favores sexuales: Jorge Enrique Vélez no está en ese tema. En 2018 denunciamos que para subir en el arbitraje tenías que hacerlos. Oscar Julián Ruíz toda la vida me acosó. No lo decía en su momento porque, en parte, el delito sexual es muy difícil de probar. Tienes que tener la foto o el audio. Era la palabra de él contra la mía”.

Más víctimas: “Después de nuestra denuncia llegaron más víctimas, entonces tenemos un patrón de comportamiento. En este momento tenemos cuatro denuncias penales por acoso sexual. Todos los acusados se han quedado callados. Él está totalmente protegido por la justicia. Él, Ímer Machado y Jorge Enrique Vélez. Todos tienen una protección política fuerte (…) En mi caso, la primer fiscal del caso llegaba bien mi caso y de un momento a otro la cambiaron por una con conductas incorrectas”.

Dávivas sexuales y económicas: “Un compañero reconoció que daba plata con tal de que le permitieran salir a pitar. Entonces no solo eran dávidas sexuales sino también económicas”.