“El respaldo de Comesaña me lo gané con mi profesionalismo”: Carmelo Valencia

0

En el cumpleaños 36 de Carmelo Valencia en Habla Deportes Radio nos comunicamos con el delantero nacido en Tutunendo, quien nos contó cómo han sido sus días desde que renovó su contrato con el Junior de Barranquilla y cuál fue el proceso por el que pasó cuando se practicó las pruebas de Covid-19. El delantero también habló de Michael Rangel y varios temas más.

Cumpleaños: “Estoy contento, celebrando mi cumpleaños número 36 muy bien vividos, gracias a Dios y con muchos deseos de seguir disfrutando mi profesión”.

Proceso de renovación: “Cuando llegó el 30 de junio, el club y yo no pudimos llegar a un acuerdo. Ese contrato terminó y yo quedé como jugador libre. En esa situación, yo podía firmar con cualquier equipo y entre esos estaba Junior. El club seguramente analizó todo y se determinó la decisión de que yo continuara”.

Comesaña incidió: “El profesor Comesaña ha sido la persona que más me ha respaldado en todo desde que yo llegué a Barranquilla. El fue el artífice para que Carmelo Valencia continuara en Junior. Nunca quise irme, solo que había cedido en muchas cosas para llegar a un acuerdo, pero al club no le quedaba fácil. Al final cedimos y llegamos a un acuerdo”.

Respaldo del DT: “Uno como jugador siempre cuando tiene un técnico que te respalda de esa manera, eso te da cierta tranquilidad, pero eso uno se lo gana con su profesionalismo. Creo que es algo que me lo he ganado con trabajo y la mejor manera de seguir con esa confianza es dando más”.

Se iba de la ciudad: “Tenía todo arreglado para irme a Medellín, pero me llamaron de Junior y me tocó desempacar y lo hice con mucha felicidad”.

Que se quede Rangel: “Sería muy bueno. Tenemos al goleador del fútbol colombiano en la temporada pasada. Si Rangel se queda, sería muy importante para todos nosotros porque es un gran jugador y un gran delantero”.

Pruebas de Covid-19: “Gracias a Dios todo salió muy bien. Ya estamos esperando el reinicio de nuestros entrenamientos (…) Las pruebas son incómodas porque te meten un palo muy largo por la nariz. La verdad es que me lo tuvieron que hacer dos veces porque uno no puede respirar por la nariz y la primera vez me molestó mucho”.