Nunca hubo ropa nueva en navidad, solo unos zapatos prestados.

0

Nuevamente una tristeza en la Copa Libertadores demuestra y desnuda muchas cosas en nuestro fútbol local.

Pero también comienzan a salir las mismas excusas sin autocritica ni mucho menos una demostración de actitud de morir con las botas puestas. No puede ser que el sentimiento fue de ‘partido termínate rápido’ desde los 10 minutos. Un Flamengo con suplentes y a media maquina se entretuvo con un Junior que, con su supuesto vestido de gala, estuvo en una copa con ropa informal y con zapatos prestados, como fue la llegada de Miguel Ángel Borja.

Porque cuando uno se viste, si bien los zapatos marcan una diferencia, si no tienes la ropa adecuada, seguirás pelando el cobre en un evento de la importancia de la Libertadores.

No puede ser que Junior con su inversión, con su experiencia en el torneo local y con jugadores que fueron ‘Reyes de América’ y han tenido participación internacional importante, no pueda ni siquiera mostrar una cara que al menos permita creer que se intentó algo

Todos los años nos encontramos con las supuestas peores versiones de los equipos, o que es que juegan con una nomina alterna y ahí es cuando comenzamos a perder los partidos, porque no me venga a decir que DELFÍN, GUARANI Y JORGE WILSTERMANN tienen mejores jugadores o sus ligas generan mas competencia que la nuestra, ni hablar si son equipos o ligas que venden con la misma frecuencia que en Colombia, acá el tema es de ACTITUD Y CONCENTRACIÓN.

Siempre comienzan mal y no se dan cuenta en el partido o magnitud que están, por eso le pedí a mi amigo Luisfer que me ayude con el dato de los goles que le hacen a Junior de forma tempranera:

Flamengo en Barranquilla, minuto 6.
Independiente del Valle en Quito, minutos 84 y 94.
Envigado en Antioquia, minuto 2
Barcelona de Guayaquil en Barranquilla, minutos 45 y 46
Nacional en Antioquia, minuto 45
América en Barranquilla, minuto 45
Flamengo en Río, minutos 10 y 40

Entonces tocará que Lucho Grau se pare en la línea y diga: ‘Ojo, vamos por los 40 min, ojoooo’, porque es que no se puede entender que pase lo mismo siempre. En resumidas cuentas, Junior se queda con su consolación de todos los años, que es la Sudamericana, ir a pelear el torneo y nunca evolucionar. Varado el bus y solo rescatar en lo positivo el gol de Luis Díaz frente al City, donde Junior tiene aun ese 30 % de su pase.

Sí, la liga es mediocre ‘Profe’ Amaranto, pero el pensamiento y la mentalidad para afrontar estas responsabilidades son aún mayores y eso es lo que deja la molestia. La ropa, los zapatos y el diseñador o sastre, se quedaron sin tela para esta fiesta.