Terence Crawford noqueó y se consolida como el mejor boxeador del mundo

0

De menos a más fue la acción en la pelea estelar de la noche del sábado ofrecida al mundo desde Las Vegas por parte de Top Rank, que enfrentó a Terence Crawford, campeón mundial del peso wélter, contra Kell Brook, exmonarca de la misma división.

Crawford solo necesitó sentir la primera aproximación de sangre en el rostro de su oponente para sentenciar una contienda que comenzó lenta, de análisis, durante los primeros tres asaltos.

El plan de Brook, rival de Crawford, no parecía ser otro sino contragolpear de acuerdo con lo que trayera el campeón a la escena. El campeón fue trabajando lentamente la caza de su oportunidad, hasta que un rápido gancho de derecha en el cuarto asalto rompió la defensa rival. Acto seguido los puños llevaron a Brook a las cuerdas, donde cayó segundos después.

El conteo de Tony Weeks comenzó y Brook esperó sin prisa hasta que llegara al final para interrumpirlo, pues tenía conciencia de lo que seguía. Terminada la cuenta y reanudada la pelea, Crawford se lanzó al ataque con una seguidilla incontrolable de golpes de poder, que provocaron el tambaleo en la humanidad de Brook.

Weeks comprendió que había llegado el momento y la pelea se detuvo. Acto seguido, Crawford celebró la extensión de su invicto, la defensa de su campeonato mundial y la consolidación como, probablemente, el mejor boxeador del planeta en la actualidad.

“Tenía buena distancia, ya sabes, y yo estaba tratando de encontrar mi ritmo y tomar distancia”, le dijo Crawford a Bernardo Osuna de ESPN después de detener a Brook. “Y, ya sabes, por eso fue tan competitivo al principio. No pude hacer mis tiros”.

La de anoche se convirtió en la cuarta defensa exitosa de Terence tras la obtención del campeonato en 2018. Tras la pelea, se estimó que su próximo rival podría ser Manny Pacquiao, en combate de unificación, o bien podría medirse contra Danny García.